Saltar al contenido

Donaire acondicionado del coche: los problemas más comunes

julio 16, 2022

EL AIRE ACONDICIONADO NO FUNCIONA

Cuando el aire acondicionado ya no da señales de vida, la falla a menudo viene del compresor que ya no cumple su función. En este caso lo único que hay que hacer es contactar con un taller. Si, por el contrario, se produce una disminución de la eficiencia del acondicionador de aire, los motivos pueden estar relacionados con el agotamiento del gas refrigerante que, por tanto, debe añadirse, con una fuga en las tuberías por las que circula o con la filtro de polen obstruido que limita el flujo de aire en la cabina. Sin embargo, antes de recurrir a la intervención de un especialista, es recomendable echar un vistazo también al radiador del aire acondicionado que generalmente se coloca delante del del motor. Si está sucio, afectará el enfriamiento del gas refrigerante. En este caso, el lavado con chorro de agua a alta presión suele ser suficiente para solucionar el problema.

EL ACONDICIONADOR DE COCHE NECESITA SER RECARGADO

Si al poner la temperatura al mínimo y pulsar el botón que activa el aire acondicionado (normalmente indicado con las letras AC o A/C), sigue saliendo aire caliente por las rejillas de ventilación del sistema de aire acondicionado, es probable que el cantidad de refrigerante presente en el circuito es insuficiente. En este caso, diríjase a un taller equipado con el equipo adecuado capaz de detectar la carga real de refrigerante y, si es necesario, restablecerla. La bajada de líquido puede ser fisiológica (las pequeñas fugas son normales) si se produce a los pocos años, mientras que una bajada rápida tras la recarga indica una fuga debida a la rotura de un componente del circuito frigorífico. En este caso, el técnico puede insertar un trazador especial en el sistema que facilitará la identificación de la falla. Si, por el contrario, el suministro de refrigerante es correcto, el mal funcionamiento del aire acondicionado se debe a otras causas, como la falla del embrague del compresor, o de los sensores de presión y temperatura del sistema, o de la electrónica de control.

Te puede interesar:  Luces y faros de automóviles: los problemas más comunes