Saltar al contenido

Estafas de coches usados: una consejero para evitarlas

julio 18, 2022

Cuando se manejo de comprar un coche usado, la facilidad de entrada a la web puede hacer que muchos bajen la urbano. De la inserción, pasamos al contacto con el tendero, luego a la negociación (por e-mail) e incluso al plazo en una serie de simples clics, sin siquiera movernos del sillón de casa. A veces todo puede acaecer tan rápido que no hay tiempo para la advertencia. Pero aumenta el aventura de caer en la red de los estafadores. Según la policía estatal, en 2014 las denuncias de usuarios víctimas de fraude en Internet fueron 80.805, con 3.436 personas denunciadas, 2.352 sitios clausurados por orden legislativo y siete detenciones. Cifras que, en verdad, no fotografían del todo el aberración emergente: cada vez son más los que, tras favor sido engañados, a pesar de favor perdido miles de euros, prefieren no denunciar por vergüenza o desconfianza en neutralidad. En definitiva, la feria potencial de segunda mano no conoce fronteras. Sin retención, la coplosidad de ofertas y la facilidad de negociación no deben disminuir la cautela.

PRECAUCIONES A TOMAR

La primera regla para utilizar Internet de forma segura para la negocio de un coche usado es siempre la misma: nunca anticipes parné a menos que estés absolutamente seguro de la fiabilidad del tendero (porque puede que sea un conocido concesionario), más aún si no has conocido el coche antiguamente. A posteriori de identificar el modelo correcto, es necesario comprender si el tendero es un individuo o un comerciante y desempeñarse en consecuencia.

En orientación solo para investigación. Advertencia: en la web solo verás fotografías que, aunque perfectamente hechas y precisas, pueden favor sido manipuladas para mejorar el aspecto del coche, así que no te fíes ciegamente de lo que ves. En su lado, intente utilizar la red solo para identificar el automóvil que más le convenga, considerándolo como una especie de gran sala de exhibición potencial de automóviles: sin retención, la negocio debe realizarse de la forma tradicional, para minimizar los riesgos. Se debe tener aún más precaución si no puede ver el automóvil en persona, ya que se encuentra en un lado remoto o incluso en el extranjero. No dudes en dar marcha detrás en la negociación si encuentras cierta rigidez en tu contraparte o si, en definitiva, los gastos de expedición y transferencia anulan al final la conveniencia del precio.

Te puede interesar:  Embrague de coche: los problemas más comunes

métodos de los delincuentes. Siempre tenga cuidado con los vendedores, generalmente extranjeros, que ofrecen dejar el automóvil con un transportista que actuará como avalista y se lo entregará a posteriori del plazo de la suma acordada. Ningún concesionario serio o concesionario de automóviles funciona de esta forma: es una metodología típica de estafa, que permite al perpetrador embolsarse al menos el avance por el que te pide una transferencia. Y los métodos de los delincuentes son tan sofisticados que conducen a la creación de sitios web falsos de transitarios, en los que puede «rastrear» la ruta falsa de su automóvil. Que luego se disolverá repentinamente en el vano de la red. Por zaguero, no te dejes deslumbrar por anuncios con precios excesivamente atractivos: nadie, a día de hoy, regala nadie.

RESPONSABILIDAD DE LOS SITIOS WEB

La difusión Internet ha multiplicado las posibilidades de hacer buenos negocios, pero al mismo tiempo ha hendido el apetito de los inescrupulosos que se esconden en la red. Los terrenos de caza ideales para los estafadores son los sitios que alojan anuncios de ventas, tanto generales como especializados en vehículos. El problema es que estos portales se comportan como auténticos escaparates virtuales sin responsabilidad penal directa por cualquier contenido fraudulento de los anuncios alojados. Quien cae en la trampa, tras denunciar el hecho a las autoridades, sólo puede contar con un abogado y esperanza: muchas veces es difícil recuperar los fortuna sustraídos y más aún encontrar a los responsables. Para aliviar en parte las sanciones del navegador engañado, existe sin retención el hecho de que el portal que aloja el anuncio puede ser demandado frente a un árbitro por desliz de control, pero su responsabilidad siempre debe demostrarse caso por caso. .

Te puede interesar:  Carrocería: los principales problemas